lunes, 10 de septiembre de 2018

TARDES EN LA LIBRERÍA

Empezó como si nada. 
Una anécdota curiosa, de esas que te hacen reír, o temblar, o dar gracias. Y luego el impulso natural de escribirla. Para vivirla de nuevo. Para compartirla. Y luego otra anécdota. Y otra. Y otra. Y al cabo de un tiempo, también como si nada, surgió la idea de meterlas todas en un libro, ponerle imágenes y ver qué pasa. Como cuando uno cierra los ojos y pide un deseo. 
Y aquí está ese deseo. Acompañado por las ilustraciones de mi amiga Rocío Mendoza. 
Y yo, como niño con zapatos nuevos.


2 comentarios:

  1. Enhorabuena por el libro Óscar. Me ha encantado. Preciosas anécdotas escritas con gran sensibilidad y sobre todo con un ingenio lleno de talento. ¡Deseando leer más cosas tuyas!

    ResponderEliminar