miércoles, 31 de julio de 2013

Cita del día: DE A PARA X (Una historia en cartas)

Estoy leyendo este libro de John Berger en las horas muertas, cuando la gente ha desertado de las calles y de las librerías por el calor y la pereza. Son cartas de amor y revolución, tiernas y contestatarias, de una mujer a su amante, un preso político. Y en ellas encuentro pequeñas definiciones filosóficas como éstas:
Lo efímero no es lo opuesto a lo eterno. Lo opuesto a lo eterno es lo olvidado. Hay quienes viven pensando que lo olvidado y lo eterno son la misma cosa. Se equivocan. Otros dicen que lo eterno nos necesita, y ésos están en lo cierto. Lo eterno te necesita a ti, en tu celda, y a mí aquí, escribiéndote.
Qué grande es la diferencia entre la esperanza y la expectación. Al principio creía que tenía que ver con el tiempo, que la esperanza era aguardar algo más lejano. Me equivocaba. La expectación pertenece al cuerpo, mientras que la esperanza es del alma. Ésa es la diferencia. Las dos conversan, se animan o se consuelan, pero sueñan cosas distintas. Y he aprendido algo más. La expectación del cuerpo puede durar tanto como cualquier esperanza. Como la del mío, pensando en el tuyo. Expectante.

Al amor, cualquier tipo de amor, le encantan las repeticiones, porque desafían al tiempo. Como lo hacemos tú y yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario