martes, 29 de enero de 2013

María Bolena y los Tudor

Para empezar, debo avisaros que me encanta la novela histórica y recientemente he descubierto una época concreta de la que no había leído nunca gran cosa y que de repente me apasiona: el siglo XVI inglés. Mucho tienen que ver las cuatro temporadas de la serie Los Tudor, que he visto en apenas un mes con verdadera adicción, como quien ve algo que no es especialmente maravilloso ni riguroso con los hechos históricos o con la apariencia de los personajes (todos los actores y actrices siempre tan jóvenes e irresistibles) pero que engancha irremediablemente y me hace sentir feliz y sólo vagamente culpable, como si fuera un inmenso helado de chocolate con pepitas que uno no puede dejar de comer.
Y como cuando uno es así de freaky con ciertas cosas tiene que seguir alimentando el ansia y la curiosidad por saber cada vez más cosas, me acabo de zampar un novelón de amores y traiciones cortesanas llamado La otra Bolena, que cuenta la historia de la Bolena menos conocida, María, también amante de Enrique VIII y apartada por la ambición sin medida de su hermana Ana, que llegaría a ser reina y moriría decapitada acusada de delitos más que dudosos. Uno de estos libros que son como pequeños fuegos artificiales, brillan, te encandilan, hacen desfilar por los ojos esplendores pasados y uno se siente como un niño en un día de fiesta. 
Quizá en otro momento jamás me habría puesto a leer 600 páginas sobre María Bolena, pero he descubierto que sienta fenomenal de vez en cuando un buen atracón de historias livianas para compensar la intensidad literaria habitual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario